Se oyen pájaros de José Luis Gómez Toré
Comparte este artículo en Comparte este texto en facebook Comparte este texto en Digg Comparte este texto en My Yahoo Comparte este texto en Google Bookmarks Comparte este texto en reddit Comparte este texto en del.icio.us Comparte este texto en Technorati
Profundamente humanista, en pos de una arquitectura de la palabra esencial, sabedor de ser un habitante del límite, la búsqueda de Gómez Toré, se inscribe en esa tradición de la palabra que quiere comprender, plegándose a veces en sí misma, para poder despertar así un universo que no niegue, sino potencie la belleza del mundo que nos circunda.

ESA CIUDAD TAN DERROTADA DE UNA MEMORIA AJENA

La luz no está en la luz, está en las cosas
que arden de luz tenaz bajo la lluvia
.
José ángel Valente.

Título: Se oyen pájaros
Autor: José Luis Gómez Toré
Ilustraciones: Marta Azparren
Edita: Estruendomudo, D.L. 2003
Género: Poesía
Precio: 10 euros Comprar


José Luis Gómez Toré ( Madrid, 1973), es poeta, ensayista y dramaturgo. Como poeta es autor de diversos libros, entre los que cabe destacar He Heredado la noche ( Madrid, Rialp, 2003; Accésit del premio Adonais de poesía) y Contra los espejos ( Ganador del Certamen Blas de Otero de poesía. Como ensayista es autor de La mirada elegíaca: el espacio y la memoria en la poesía de Francisco Brines, (Valencia: Pre-Textos, 2002, II Premio de Investigación Literaria Gerardo Diego).

José Luis Gómez Toré nos acerca su última obra a través de la editorial Estruendomudo, proyecto bajo el que se aúnan también los poemarios de autores como Samuel Serrano, ganador del primer premio de poesía Tiflos 1995, Niall Binns, premio Celaya 2002, Viviana Paletta o Chus Arellano.

Constituido por cinco apartados bajo el nombre de Se oyen pájaros, Desmemorias, Huellas de dinosaurios en los acantilados, Pájaros y la utopía del agua, la obertura del libro nos llama a comprender, a profundizar en el mundo que nos rodea a través del asombro y la sorpresa. ( Oye la luz/ ¿no cae como una noche/ herida de semillas?. Hay neveros de asombro/ que olvidan su blancura. /Escucha/. Se oyen pájaros).

Pero este asombro, parece invitarnos a reflexionar el autor, sólo se puede conseguir desde una negación del propio sujeto, de una descentralización, "carnavalización" en el léxico de Trías, que nos permita dislocar nuestra atención hacia el universo de la referencia. Desde Heiddeger, uno de los grandes misterios que ha querido enfrentar el pensamiento ha sido la posibilidad de la existencia de otras conciencias. José Luis Gómez Toré asume ese misterio, por ejemplo, en el poema Habitación con vistas a una mujer dormida, así como el gravamen de la historia, de la memoria sobre nuestra propia conciencia, ante lo que propone la inocencia, la desmemoria, al olvido, como subraya el poema Palabras de Tiresias, ( Llamarme Nadie/, como tú, Odiseo./ Ni hombre ni mujer./ Ni ciego ni vidente./ Sólo beber la sangre transparente/ de un animal de olvido), evitando caer, pese a la despersonalización, en la negación del mundo que nos rodea o en una evasión vanalizadora.

Profundamente humanista, en pos de una arquitectura de la palabra esencial, sabedor de ser un habitante del límite, la búsqueda de Gómez Toré, se inscribe en esa tradición de la palabra que quiere comprender, plegándose a veces en sí misma, para poder despertar así un universo que no niegue, sino potencie la belleza del mundo que nos circunda, sin desdeñar apriorísticamente ningún elemento por inválido, tanto en la metáfora cercana al irracionalismo (sé que duermen crepúsculos /en la clepsidra impura de mi sangre) como en la narratividad, inscribiéndose a veces, para gozar de esa inocencia postulada, necesaria, tanto en voces ajenas (Ofelia), como en la despersonalización antes comentada aspirando siempre a la conquista, al misterio del otro.

Se oyen pájaros, es, un libro que, da cuenta de la ya dilatada trayectoria poética de este autor, profundizando en su visión poética que ya comenzara a construir en contra los espejos, asumiendo como inevitable el peso de la memoria, de la historia, sobre nosotros y proponiendo una mirada limpia y libre, comprometida, en el más etimológico de los sentidos, con lo que nos rodea, capaz de volver a emocionarnos.

A.G.F