Carta desde el invierno de Héctor Castilla
Comparte este artículo en Comparte este texto en facebook Comparte este texto en Digg Comparte este texto en My Yahoo Comparte este texto en Google Bookmarks Comparte este texto en reddit Comparte este texto en del.icio.us Comparte este texto en Technorati
Carta desde el invierno, ganador del XI Premio Emma Egea, nos ofrece el conocimiento de todas las caras del invierno a través de unos poemas en los que si se respira la humedad y el frío del invierno en tantas ciudades europeas, de ellos emana también verdadera poesía.

Titulo: Carta desde el invierno
Autor: Héctor Castilla
Edita: Fundación Emma Egea
Páginas: 50.

Prólogo

En 1997, Pal, el personaje central de uno de esos libros que han tenido a bien cruzarse en mi camino, recibía cartas tristes desde Budapest de quien, abrazándose nocturnamente a Maiakovski y a Vallejo, mordía manzanas agrias como el vacío casi místico que tienen los idiotas, como la costumbre, ese vertigo quieto de morir cada día y no saber vivir.
Ocho años antes, yo empecé a hacer viajes por Europa sin saber que la excusa era -más tarde tendría la certeza- conocer todos los aspectos del invierno.
Después de haber estado las últimas navidades en Madrid y de experimientar el invierno en la galera más oscura que se pueda imaginar, decidí hacer la recopilación de esos viajes...
...ahora, por fin, esta carta organizada en trípitcos la recibirá María (que podría ser tu nombre o el tuyo, o incluso el tuyo) infestada de las más dispares lecturas desde la más frágil de las ciudades...
...otra cosa es la poesía.

PUDIERA sernos útil el invierno
como pseudónimo,

así ocultaríamos blancamente
todo nuestro fracaso.

ese fracaso que, quizás, ni exista.


MARíA,
no hablo solo
del frío extremo,zbr> ni aun de la aparente
falta de vida,
ni siquiera de esa sensación
de ausencia
de uno mismo...

...hablo, sobre todo, de lo que queda,
en esta misma página, después
de este undécimo y último verso.